Dentro de los Museos del Vaticano, en 1520, Giulio Romano decoró una de las paredes de la Sala de Constantino con un fresco que representa la Batalla del Puente Milvio.

Siguiendo el estilo animado e intenso utilizado por Raffaello en los últimos años, Giulio Romano representó la épica batalla que puso fin al reinado de Massenzio, en la primavera del 312 Constantino derrotó en Turín y más tarde en Verona, a las tropas del hijo de Massimiano dirigiéndose luego a Roma para el inevitable encuentro con Massenzio. Tras una larga batalla, que tuvo lugar en el puente Milvio, las tropas de Massenzio tuvieron que ceder ante la fuerza indiscutible de Constantino.

En el fresco de Giulio Romano se representa con precisión el momento en que Constantino participa en la acción y conduce con certeza su ejército a la victoria.

La Batalla del Puente Milvio (Museos del Vaticano, Roma)

Representado sobre un caballo blanco, con un manto dorado y corona, Constantino cabalga firmemente en el centro de la batalla. Pisando los cuerpos de los enemigos caídos, el ganador empuña en su mano izquierda una lanza con la que provoca golpes mortales. A su alrededor, la batalla continúa. Los cuerpos en movimiento representan la intensidad del momento. Para la realización de este fresco Giulio Romano se inspiró en los bajorrelieves del Arco de Constantino.

La Batalla del Puente Milvio es uno de los frescos más importantes de la Sala di Costantino en los Museos del Vaticano.

 

Con Italy Museum descubrirás el fantástico patrimonio artístico y cultural italiano.

Para mantenerte siempre informado de todas las noticias de los Museos Italianos:

facebook tuscany                GooglePlusLogo Affiliate light                 twitter

.